sábado, 9 de julio de 2011

Magda: “Es excitante que un negrazo me folle delante de Borja” (2ª Parte)


Magda terminaba la primera parte contándonos que a Borja, su marido cornudo consentidor, le excitaba verla poseída por un semental negro. Sigue leyendo y lo entenderás.

Sabemos que te gustan mucho los rabazos negros y a ser posible de dos en dos, jejejeje. Qué te gusta de los machos negros.
MV- Bueno, antes ya hacía una pequeña referencia a ellos. De los hombres de color me gusta su potencia al bombear, sus normalmente hermosas pollas, que contrastan con el blanco de mi piel.

Dejarme follar por un chico negro o por varios de ellos, además de darme mucho placer (mi número ideal son tres) es una forma de demostrar a mi cornudo que los sementales negros me gustan más que los blancos, que me follan mejor y que me hacen sentir una verdadera puta blanca a su merced. Si además añadimos que me gusta que me digan cosas calientes y a mi decírselas a mi follador, verme así de encelada, le pone a Borja malito jajajaja y al mismo tiempo excitado. 


¿Recomendarías a un matrimonio que alguna vez en su vida sexual metan un negro en la cama? 

MV- Totalmente, es una experiencia de la que no deberían privarse y que estoy segura de que iban a repetir. Un negro follándote delante de tu pareja, tiene una carga de morbo y erotismo, que pocas situaciones excitantes logran.

¿Podrías describirnos el rabo más grande que te has follado?

MV- Es difícil decir cual ha sido el más grande, pero siento predilección por lo que tienen el capullón muy grande. La sensación que se siente con ellos cuando empiezan a apretar, especialmente a la entrada de mi culito, es estremecedora, pareciendo que me van a partir, pero una vez dentro, el resto de la polla entra solita y el gordo glande evita que se salga en las embestidas fuertes. 

Una buena medida para mi gusto, está a partir de 18 cm de larga por 17 de circunferencia …. A partir de ahí, con la condición de que se pongan muyyy duras, cualquier medida superior es excelente. 

Te has follado a más de un negro, has sido protagonista de un gang bang, te han follado atada, en la playa, en un coche, haciendo dogging, con mujeres, con matrimonios… Creo que una de las que recuerdas con especial placer aparecía un negrazo . ¿Nos la podías recordar? 

MV- Alberto es difícil destacar una sola de entre tan bonitas veladas y momentos vividos. La verdad es que muchas han sido ciertamente especiales. Como te comenté, uno de nuestros numerosos juegos de cuernos, es ir a algún local de ambiente y allí, aparentemente estoy sola, Borja sólo observa lo que buenamente puede y se toma unas copas. 

En una ocasión contacte nada más llegar con un chico de color de muy buen cuerpo, Mamadou, hablamos de cosas picantes, me dijo cosas calientes y me invitó a ir a su apartamento. Evidentemente acepté encantada, el pagó las copas de ambos y nos dirigimos a la salida. Subí a su coche y nos fuimos juntos, hasta ahí es donde pudo ver mi marido, aunque al poco observé que nos seguía a distancia en su coche. 



Eso sirvió para que me hiciese más la chica mala y besase en la boca a mi acompañante, mientras sus manos se perdían en mi entrepierna, quedando gratamente sorprendido de que no llevase ropa interior. 

Le desabroché el pantalón y mientras conducía, saqué de su pantalón su brillante polla negra y para que mi cornudo se diera cuenta de lo que pasaba, le hice un disimulado gesto con la mano y mi cabeza desapareció de su vista, sabiendo el cornudo, donde había ido a parar, ummmm a darle una jugosa mamada a mi acompañante mientras con su mano me empujaba la cabeza para que me la tragase bien profunda. 

Mientras se la mamaba, llegamos a su apartamento y bajamos con el coche al parking subterráneo. 

Cuando bajamos del coche, me besó la boca y los pechos, me dio la vuelta y apoyada sobre el capó del coche me dio una maravillosa comida de coño, mientras que dos de sus de dedos me taladraban el culo, así estuvimos hasta que sintió las contracciones de mi ano sobre los dedos que mantenía en mi culo follándomelo, sintiendo como acababa de correrme como una guarra. 


Dejamos el morboso juego y subimos a su apartamento. Solo llegamos hasta el sofá donde continuamos con nuestros juegos y empecé a mamársela de nuevo para ponérsela muy dura como yo la deseaba. El estaba ya desnudo y yo solo con corpiño, medias y zapatos de tacón. 

Estábamos viciosamente a gusto en su mullido sofá, cuando oí que se abría la puerta del apartamento, entrando otros dos chicos negros. 

Me los presentó y les dijo que yo era una amiga que acababa de conocer, me dieron unos cordiales besos, pero no se olvidaron de acariciar mi culo desnudo. Yo a estas alturas estaba excitadísima. 

Los dos amigos de Mamadou (hicimos amistad y hemos vuelto a quedar varias veces) se fueron a la habitación y el y yo seguimos jugando, el con mi chorreante coño y yo con su polla, hasta que cogiéndome en brazos, me llevó a una de las habitaciones donde pensé que seguiríamos jugando y donde me follaría como una golfa de una vez. 

La sorpresa fue al abrir la puerta y ver a sus dos amigos desnudos sobre la cama, esperándonos ya con sus pollas muy tiesas mientras se pajeaban a la espera de mi llegada. 

Mamadou me dejó sobre la enorme cama junto a sus amigos y yo empecé a chuparles la polla alternativamente. El aprovechó para colocarme a cuatro patas y pude sentir por fin como tras acariciarme el coño, su gordo glande se apoyaba a la entrada de mi coño y de una sola embestida me la metía hasta chocar sus huevos contra mi culo. 

A partir de ahí, empezó la maravillosa orgía, con mis tetas acariciadas al unísono por sus dos amigos mientras seguía chupándoles la polla y los huevos, y cada embestida que me daba Mamadou, me hacía hundir mi boca en alguna de sus pollas. 

No tardaron en regar mi cara y tetas con su semen dulce y calentito. Lo siguiente fue cuando uno de ellos me hizo sentarme sobre sobre su polla y cabalgarle, mientras volvía a mamársela a su compañero para ponérsela en forma. 

Mamadou que seguía follándome el chocho con todas sus fuerzas, haciendo que mis tetas se balanceasen sensualmente, mantenía dos de sus dedos follándome el culo y regándolo con mis jugos y los suyos, mientras yo cabalgaba sobre su amigo y veía como su negra y brillante polla entraba y salía de mi. 

Entonces me comió el culo y me lo dilató con su lengua un poco más y no tardé en notar como su capullo hacía presión por entrar dentro de mi culo. 

Era gordo y se resistía, pero con un último empujón que me hizo chillar brevemente de dolor al superar mi sfinter, me la metió entera en el culo, empezando a bombeármelo con todas sus fuerzas y cada vez más deprisa, mientras seguía sintiendo la otra polla llenándome el coño y la otra, acallando mis gemidos de placer, llenándome la boca de carne caliente y dura de macho. 

Esa fue la primera de las tres pollas que me follaron al mismo tiempo esa noche. Como podéis imaginar, estuve follando con los tres hasta que agotados nos dormimos cuando casi amanecía. 



Mi cornudo, cuando se cansó de ver que no regresaba del apartamento del chico de color, se fue a casa, sintiéndose tremendamente cornudo (sin saber que no me estaba follando solo el chico con el que había subido a su apartamento) sino que tuve esa noche, tres duras pollas que me estuvieron follando por turnos una y otra vez, hasta no poder más. 

Cuando me desperté, estaba en la cama con ellos tres. Les dije que lo había pasado maravillosamente con ellos y si me acompañaba a casa, mirándolos con cara de felicidad pero rota y escocida de tanto follar. 

Me dijeron que deseaban follarme antes de despedirnos y así lo hicimos de nuevo, después me duché, pues estaba pringosa, y oliendo a macho y semen en cada rincón de mi cuerpo. 

Tras los besos de rigor Mamadou me llevó a casa bastante tarde y al despedirnos de pie junto al coche, le dije, mi marido nos está observando desde detrás de la cortina, así que el muy golfo, de espaldas como estaba a mi casa, me levanto la mini y le mostró mi culo al cornudo, además de darme un par de palmadas en las nalgas y hacerle la señal de ok jajaja al pobre de Borja. 

Esta experiencia, la recuerdo con especial agrado y cariño, pues ya te digo Alberto, que con Mamadou …. hemos repetido ¡¡ y quién no ¡! 

Desde luego Borja es muy afortunado por tener una zorra como tú… muchos cornudos que no consiguen que sus mujeres sean igual de putas que tu seguro que le envidian. Pero Magda sabemos que haces tanto a rabo como a raja para ponerle cuernos a Borja. Qué le gusta más a tu marido ser cornudo porque te cepillas a un hombre, a una mujer, a un matrimonio. Seguro que nos lo cuentas en la siguiente parte…

CONTINUARÁ...

Entrevista extraida del blog http://corneador2011.blogspot.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada